CONSULTORÍA GRATIS

La improvisación puede ser útil hasta un cierto punto pero en el marketing digital no se puede dejar nada al azar.

Un salto de mata es lo que hacen los conejos que se creen ocultos, cuando son descubiertos. Saltan y huyen para ponerse a salvo en otro sitio.

No se puede dejar todo a la improvisación y menos el destino de un negocio.

Dar un salto olímpico es saber elaborar una guía de ruta mediante una planificación estratégica a partir de un análisis exhaustivo de la situación de la empresa y de su entorno, en función del cual se deben establecer los objetivos y las tácticas más apropiadas para alcanzar los resultados deseados en el plazo de tiempo previsto.

Ahora que lo sabes, no des más palos de ciego y antes de ponerte a andar, estudia bien el camino por el que debes ir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *