Grabación de conversaciones
Derecho de las personas
Para que la grabación de una conversación sea legal se deben tomar en consideración varios derechos de los afectados:
  • El derecho a la intimidad: cuando el tema de conversación traspasa el ámbito estrictamente laboral o comercial y contiene referencias a la vida personal o familiar.
  • El secreto de las comunicaciones: cuando la persona que graba la conversación participa o no en la misma, grabación propia o de terceros.
  • La protección de los datos personales: cuando la grabación es efectuada por una empresa u organización para fines legítimos como responsable del tratamiento de datos.
Legalidad

Es legal la grabación de conversaciones propias en las que uno (quien graba) interviene en la misma. Aunque el resto de participantes no lo sepa, por lo que no será necesario informarles de ello. Estas grabaciones incluso se pueden utilizar legalmente para la defensa de los intereses legítimos de quien las realiza. No es legal grabar conversaciones de terceros en las que uno no es partícipe. En este caso debe informarse al resto de participantes y obtener su consentimiento. Es imprescindible que el consentimiento esté recogido claramente en la misma grabación como prueba fehaciente del mismo.

No es legal grabar conversaciones íntimas que contengan explícitamente referencias a la vida personal o familiar sin el consentimiento pertinente.

Las grabaciones telefónicas efectuadas por empresas son legales si se obtiene el consentimiento inequívoco de la persona afectada. Deben informar de la finalidad de la grabación y de los derechos que tiene sobre su tratamiento. Si la empresa ha obtenido el consentimiento con anterioridad en algún proceso del tratamiento, no será necesario obtenerlo ni informarlo. En caso contrario deberá informarse del mismo en el principio de la grabación.

Las grabaciones de conversaciones telefónicas tienen una finalidad distinta de la habitual en un tratamiento de datos. Por ello se deberá crear un fichero independiente y notificarlo a la AEPD.

Fuente: www.manuelahidalgo.com (A PRIVACY CONSULTING)