CONSULTORÍA GRATIS

¿Por qué tienes que optar por la diferenciación?

Todas las personas tienen una necesidad concreta que puede ser cubierta por un generalista o por un especialista.

Te proponemos 3 estrategias de diferenciación para desmarcarte de tus competidores:

  • Por especialización Los clientes te buscarán por ser experto en el producto que ofreces y te dará igual el tipo de negocio que tenga tu cliente porque lo podrás atender, ya que busca tu producto. En este caso tu producto debe ser muy concreto, muy específico o muy limitado.
  • Por enfoque: El producto que ofreces está dirigido a un tipo de cliente en concreto. Por ejemplo, abres un gimnasio únicamente para «jubilados» o diseñas webs exclusivamente para «restaurantes».
  • Por coste: Esta estrategia se centra en marcar los precios más bajos de todo el sector, pero lamentablemente será muy difícil que seas siempre el más barato. Además, es muy arriesgado. Tendrás que entrar en guerra de precios para ser el que produce o compra más barato y ojo, digo produce o compra, no digo vende. El peligro de utilizar esta estrategia está en que a menudo tendrás que enfrentarte a la empresa que aterriza reventando los precios. Su intención es marcarlos por debajo del coste y con la única esperanza de que todos sus competidores se retiren, algo que nunca ocurrirá, porque siempre habrá alguna empresa con la cual competir. Por lo tanto, esta estrategia es la menos recomendable.

Recuerda que solamente, por el hecho de especializarte en algo, esto ya te convertirá en experto y a medio y largo plazo, los clientes siempre te buscarán a ti.

Y a ti, ¿quién te da más confianza? ¿Un generalista o a un especialista?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *